Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Para que tu hijo sea feliz, favorece sus relaciones sociales

Tendemos a olvidar que la felicidad no viene como resultado de obtener algo que no tenemos, sino más bien de reconocer y apreciar lo que tenemos.

Por increíble que parezca, existe un estudio de la Universidad de Harvard con el que han investigado a lo largo de los años las claves de la felicidad que sin duda ni se compra ni se encuentra, con suerte podemos aprender a construirla y por eso es más interesante hablar de bienestar emocional, hablar de todo lo que podemos hacer o aprender a mejorar, para sentirnos mejor con nosotros mismos y con los demás. 

Dos de sus principales investigadores fueron el Dr. Robert Waldinger y el Dr. Marc Schulz, que concluyeron que lo más significante, importante y necesario para poder vivir una vida más feliz son las relaciones de calidad. Para esto las competencias emocionales son necesarias, como la conciencia emocional, la regulación emocional, la autonomía emocional, la competencia emocional y las competencias de vida y bienestar.

Estar mejor siempre es posible

Si yo te preguntará del uno a diez qué tan feliz eres quizás no sabrías decirme con un número exacto que tan feliz eres. Quizás me dirías depende, según circunstancias o momentos soy más o menos feliz…o me sienta mejor o peor, seguramente no sabrías muy bien muy bien cómo valorar tu nivel de satisfacción con la vida- Sin embargo si te pregunto qué haces para estar bien, para generar tu propio bienestar emocional sería más fácil contabilizar el número de acciones que llevas a cabo para favorecer tu salud emocional.  ¿Cuántas acciones llevas a cabo para generar ese bienestar que tanto anhelamos sentir? ¿Haces ejercicio, te alimentas de forma saludable, qué tipo de compromiso social tienes, llevas a cabo acciones solidarias, tienes encuentros sociales, lees, haces salidas a  la naturaleza?

Tenemos una responsabilidad con nuestra propia salud y por eso pensar que la felicidad es el resultado de lo que hacemos, pensamos y sentimos y que en parte podemos producirla, es muy esperanzador.… todo aquello que aumenta tu bienestar emocional, hazlo más veces y a poder ser compártelo con otras personas.

Tener mejores relaciones sociales te hace feliz

Según los expertos del estudio, «Una relación de buena calidad significa una relación en la que te sientes seguro, en la que puedes ser tú mismo. Claro que ninguna relación es ideal, pero esas son cualidades que hacen que la gente florezca». 

Quédate con este dato, durante 85 años, en la Universidad de Harvard han estudiado qué hace al ser humano más feliz para explicar todo esto han escrito un libro, «La buena vida» y después de llevar a cabo el estudio más longevo sobre la felicidad han concluido que llevarse bien para relacionarnos mejor, nos hace más felices. Sin duda, ahora más que nunca vemos que las habilidades sociales son científicamente necesarias. 

Leticia Garcés Larrea

Leticia Garcés Larrea

Pedagoga por la Universidad de Navarra (2009). Integradora Social (2002). Postgrado en Educación Emocional y Bienestar en la Universidad de Barcelona (2016). Máster en Inteligencia Emocional (2017) y estudios de Neuroeducación (2018) en la UNED de Madrid. Psicología Positiva en el Instituto Europeo de Psicología Positiva (2019). Diplomado de Educación Emocional, Liderazgo y Bases del Coaching para el Desarrollo Integral en la Fundación Liderazgo Chile (2022).
En 2010 fundó el centro de orientación familiar Padres Formados, desde donde asesora a familias en crianza positiva e imparte formación a familias y profesionales en temas relacionados con la Educación Emocional y la Parentalidad Positiva, tanto presencial como online, a nivel nacional e internacional (Colombia y México entre otros países). También organiza eventos de Educación Emocional desde 2012 en Navarra (España).
Ha sido profesora en la Escuela de Inteligencia Emocional de la UNED Vitoria-Gasteiz, también en UNED TUDELA y profesora en el «Experto Universitario en Inteligencia Emocional » de la UNIR (La Universidad Internacional de La Rioja). Vivió y trabajó en centros de menores en Guatemala y coordinó proyectos de cooperación y educación (2002-2007). Es coautora de los cuentos y del disco “Emociónate” (2014), autora del libro “Padres Formados, hijos educados” (2017), de la guía descargable “Educar sin miedo” (2018) y del cuento «Dragombolo saca el bolo» (2020) para la gestión de la frustración.También es impulsora la campaña de sensibilización «Educar sin Miedo»