Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Los niños no tienen que defenderse, sino aprender a protegerse.

La mayoría de las veces, por no decir siempre, cuando nuestros hijos nos cuentan un conflicto en el colegio, nos sale preguntar si se han defendido o les decimos lo que tienen que hacer, pedir ayuda o avisar al profesor. ¿Creéis que es fácil hacerlo cuando sienten miedo? Los niños necesitan habilidades sociales, competencias emocionales, saber aplicar límites y resolver conflictos con estrategias que favorezcan la cooperación y la colaboración. Todo esto es educativo y se puede entrenar dentro del hogar.

No tienen que defenderse

Muchos niños no quieren defenderse, no quieren devolver el golpe, no les sale pegar a sus amigos, eso lo tenemos que entender. Esos niños necesitan ser protegidos, no poner en sus manos la solución al acoso con mensajes como, “si no te defiendes te pegarán siempre”.
Tenemos que tenerlo claro, los niños van al colegio a socializar, aprender y jugar, no debería ser un lugar hostil donde desarrollar estrategias de autodefensa. El primer paso es darnos cuenta de que cuando el miedo nos paraliza, no podemos pedir ayuda, pero sí podemos ponernos a salvo.Los niños tienen que saber que los adultos no siempre tenemos la solución y que podemos meter la pata, pero tenemos la intención de buscar una salida y para eso es necesario hablar sobre los conflictos, expresar el dolor y pensar posibles soluciones. Trabajar en equipo como familia.

Ver más post en Instagram

“Cuando nuestros hijos sufren una situación de acoso tenemos que entender que aunque nuestros consejos sean buenos si los tienen que aplicar ellos, el miedo les puede bloquear. Mientras buscamos soluciones, los adultos deben aumentar la observación, atención y protección”.

Leticia Garcés Larrea

Leticia Garcés Larrea

Pedagoga por la Universidad de Navarra (2009). Integradora Social (2002). Postgrado en Educación Emocional y Bienestar en la Universidad de Barcelona (2016). Máster en Inteligencia Emocional (2017) y estudios de Neuroeducación (2018) en la UNED de Madrid. Psicología Positiva en el Instituto Europeo de Psicología Positiva (2019). Diplomado de Educación Emocional, Liderazgo y Bases del Coaching para el Desarrollo Integral en la Fundación Liderazgo Chile (2022).
En 2010 fundó el centro de orientación familiar Padres Formados, desde donde asesora a familias en crianza positiva e imparte formación a familias y profesionales en temas relacionados con la Educación Emocional y la Parentalidad Positiva, tanto presencial como online, a nivel nacional e internacional (Colombia y México entre otros países). También organiza eventos de Educación Emocional desde 2012 en Navarra (España).
Ha sido profesora en la Escuela de Inteligencia Emocional de la UNED Vitoria-Gasteiz, también en UNED TUDELA y profesora en el «Experto Universitario en Inteligencia Emocional » de la UNIR (La Universidad Internacional de La Rioja). Vivió y trabajó en centros de menores en Guatemala y coordinó proyectos de cooperación y educación (2002-2007). Es coautora de los cuentos y del disco “Emociónate” (2014), autora del libro “Padres Formados, hijos educados” (2017), de la guía descargable “Educar sin miedo” (2018) y del cuento «Dragombolo saca el bolo» (2020) para la gestión de la frustración.También es impulsora la campaña de sensibilización «Educar sin Miedo»