Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Familias de padres separados. Nos queremos pero ya no nos amamos

Creo que no te sorprenderá que te diga que una de las consultas que más me han hecho en los últimos años es sobre separaciones de padres y es algo que valoro profundamente porque se puede evitar mucho sufrimiento cuando buscamos asesoramiento. Los padres amamos a nuestros hijos y queremos perjudicarles lo menos posible, nuestras decisiones les afectan inevitablemente y si se decide romper una relación sentimental, hay que tener claro que nunca una familia porque seguimos siendo una familia de padres separados, para nuestros hijos seguimos siendo sus padres aunque la logística familiar haya cambiado, «¿con quién dormimos este fin de semana?».

En la última semana han salido varías preguntas sobre este tema, anecdóticamente os puedo contar que una mamá me contaba que ya no sabía qué más decirle a su hijo adolescente cuando le decía una y otra vez que se quería ir con su padre, un día ella estalló y desde el miedo y la falta de control le dijo «te puedes ir ahora mismo» y le hizo la maleta. Te puedes imaginar que mientras se lo decía,  se estaba arrepintiendo porque su deseo no era ese, igual que el de su hijo, en el fondo nos están diciendo ,»ayúdame, no sé cómo decírtelo desde el dolor, espero que tú seas capaz de descifrar mi mensaje oculto desde el amor».

No te manipulan, te piden ayuda

Muchas veces he oído a padres decir «cuidado con los niños que algunos son muy listos y te quieren manipular». En este tipo de mensajes hay una verdad y una mentira. Sí es cierto que son inteligentes, mucho, pero no que te quieran manipular, eso te lo puedo asegurar. Aunque usen técnicas de manipulación como forma de adaptarse a una situación difícil, lo cierto es que no saben cómo decirte de mejor manera que tienen miedo y no quieren sentirse solos.

A una frase como «prefiero estar con papá» o «mamá me deja y tú no» le ayuda más una respuesta calmada, empática y comprensiva que algo como «¡Qué triste me pones!» o «¡Con todo lo que hago por ti!» Por favor, tenlo muy presente, ¡No te manipulan, te piden ayuda! por lo tanto necesitas saber cómo ayudarles y desde luego pedirla si lo necesitas. Este tipo de frases o cualquiera parecida que hayamos dicho no sólo no les ayuda sino que perdemos oportunidades maravillosas para ayudarles a superar el miedo, la ansiedad o la inseguridad que sienten:

  • «Pues si prefieres estar con tu padre, puedes irte ahora mismo con él»
  • «Pues te toca estar conmigo, ya le diré a tu madre lo mal que te has portado conmigo»
  • «Pues si él es mejor que yo, no sé qué haces conmigo»
  • «Pues cuando estés con tu madre haces lo que quieras, mientras estés conmigo, estas son las normas»

Nos queremos pero ya no nos amamos

Cada vez soy más consciente de que los niños y niñas en general ven pocos gestos de afecto entre los adultos en la sociedad. Algunos porque no son expresivos, otros porque han aprendido que el efecto es algo que se expresa en la intimidad y otros porque no consideran importante expresar lo que parece que es obvio, «tú ya sabes que te quiero, para qué decirlo tantas veces».

La mayoría de parejas que se separan por un motivo, un día hubo una razón de peso que les unió,  esas personas escribieron un capítulo de su historia juntas,  en un momento dado encontraron algo atractivo, hermoso, bello en otra persona con la que quisieron compartir su vida y construir una familia. Encontraron razones importantes para empezar algo juntos hasta que la historia se termina y es cuando les encantaría borrarla y no es posible. 

Aquí es donde tenemos que decir, no se puede, está escrita y vivida y los hijos tienen derecho a tener su familia con padres separados. El amor se cultiva y se cuida para que crezca como la naturaleza nos muestra millones de ejemplos, pero no todas las relaciones son para siempre aunque el amor sí, una amor que cambia de intensidad pero que sigue siendo amor. Cuando las parejas no se entienden, todo es más difícil, pero comunicarse mostrando respeto al padre o madre de sus hijos es sin duda una acto de amor hacia ellos. Os pongo algunos ejemplos de cómo comunicar respeto: 

  • «Para mí es una tranquilidad saber que estás bien con tu padre, ahora estás enfadado conmigo y tienes tus motivos»
  • «Hoy vamos a estar juntos, tengo varios planes pensados, voy a esperar a que estés más tranquilo y te los cuento «
  • «Me gusta saber que te sientes comprendida por tu padre, yo también quiero ayudarte»
  • «Estoy segura que tu madre tiene sus motivos para darte permiso, yo pienso que es mejor así»

Padres separados que saben separar relación y familia

Si eres una familia de padres separados, los hijos necesitan ver amor entre vosotros aunque ya no os améis, estas dos palabras son protectoras de la infancia. El AMOR es desear y procurar el bien de otra persona a la que quiero que le vaya bien aunque no tengamos una relación sentimental. Y AMARSE no es desear a una persona sino desear que esa persona esté bien. Si es el padre o la madre de tus hijos, puedes desear su bien aunque no quieras una relación de pareja.
Desde el hogar, un lugar seguro donde puede haber dos personas conviviendo o no, tenemos que construir una sociedad segura y para eso necesitamos que nuestros hijos VEAN amor entre las personas:

  •  Que cuando sus padres no se aman, sigue habiendo amor entre ellos por lo que han construido juntos: una familia
  • Que aunque ya no vivan juntos, les sigue importando la madre o padre de sus hijos porque comparten sus cuidados y atención.
  • Que sus padres se esfuerzan por tener una relación basada en el respeto y la comunicación y si no lo logran solos, deciden pedir ayuda.
  • Que no amar a una pareja no impide querer a una persona con la que se ha escrito un capítulo de su historia. Quizás ya no hay mucho en común, pero sí recuerdos comunes que los hijos querrán conocer.
  • Que cuando ya no amas a una persona, nada te ata a ella, ni tan siquiera los hijos, porque su cuidado se puede compartir sin llegar a dañarse haciendo difícil respetarse.

10º Congreso Educación Emocional

26 y 27 de marzo 2022

Leticia Garcés Larrea

Leticia Garcés Larrea

Pedagoga por la Universidad de Navarra (2009), Postgrado en Educación Emocional y Bienestar en la Universidad de Barcelona (2016), Máster en Inteligencia Emocional (2017) y estudios de Neuroeducación (2018) en la UNED de Madrid. En 2010 fundó la plataforma Padres Formados, a través de la cual gestiona las formaciones que imparte a familias y profesionales en temas relacionados con la educación emocional tanto presencial como online.
Desde 2012 organiza eventos formativos como jornadas de prevención para la salud emocional y congresos de educación emocional en Navarra. Vivió y trabajó en centros de menores en Guatemala y coordinó proyectos de cooperación y educación (2002-2007). Colabora con Eduemo Lab, laboratorio de educación emocional de la UNED. Impulsora de la campaña de sensibilización #educarsinmiedo Autora del libro “Padres Formados, hijos educados” y coautora de la colección de cuentos y disco de canciones “Emocionate”. Autora del cuento "Dragombolo, saca el bolo"