Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Educación emocional y prevención de narcotráfico

Sara Aguilar es maestra en el Colegio María Auxiliadora Salesianos de Algeciras, se ha especializado en Inteligencia emocional y Neurociencia y tiene gran experiencia formando a docentes en los Centros del profesorado de Andalucía. Imparte formación a profesores de colegios del Campo de Gibraltar, concretamente en La Línea de la Concepción, San Roque y Algeciras. Zonas de mucho conflicto, unidos al narcotráfico donde los niños son blanco fácil y están en riesgo social y de exclusión, “duele mucho ver a mis niños de “punto” con los narcotraficantes”, me decía antes de la entrevista. 

Os invito a seguir su cuenta de Instagram conelcorazonnosejuega” desde donde gestiona el proyecto que lleva de formación del profesorado en Educación emocional dirigido tanto al profesorado, al alumnado y a las familias, los tres pilares fundamentales. En la entrevista nos cuenta cómo surgió el nombre de su proyecto, “fue de una forma casual, intentando explicar a los niños pequeños de forma sencilla que nuestras acciones hacen daño al corazón surgió “con el corazón no se juega”.

Ser emocionalmente inteligente conlleva buscar tu bienestar y el de los demás”

Esta maestra con gran vocación y amor por la infancia cuenta lo importante que es escuchar a los niños y que los docentes sepamos ver más allá de la conducta, “cada niño arrastra otras generaciones, su conducta no es solo suya”. A esto se le llama traumas generacionales y os invito a ver la entrevista que recientemente también le he hecho a Carlos Pitillas que habla con todo detalle sobre las relaciones de apego y los traumas que pasan de generación a generación.

“Ser emocionalmente inteligente conlleva buscar tu bienestar y el de los demás”, nos cuenta y precisamente con la programación neurolingüística se puede lograr a comunicar mejor lo que queremos, sabiendo escuchar de forma empática y sabiendo comunicar de forma asertiva. La entrevista termina con una frase que le cuenta Antonio Chamorro que dice, “Hay dos tipos de maestros: el que llega a la segunda pregunta y el que no. El primero se pregunta, “¿Este niño qué está haciendo?» y el segundo, «¿ para qué lo está haciendo?”. Os invito a escuchar esta entrevista y también a haceros la siguiente pregunta,  ¿Qué tipo de maestro te gustaría ser?

Entrevista a una maestra con vocación

“Hay dos tipos de maestros: el que llega a la segunda pregunta y el que no. El primero se pregunta, “¿Este niño qué está haciendo?" y el segundo, "¿ para qué lo está haciendo?”.

Leticia Garcés Larrea

Leticia Garcés Larrea

Pedagoga por la Universidad de Navarra (2009). Integradora Social (2002). Postgrado en Educación Emocional y Bienestar en la Universidad de Barcelona (2016). Máster en Inteligencia Emocional (2017) y estudios de Neuroeducación (2018) en la UNED de Madrid. Psicología Positiva en el Instituto Europeo de Psicología Positiva (2019). Diplomado de Educación Emocional, Liderazgo y Bases del Coaching para el Desarrollo Integral en la Fundación Liderazgo Chile (2022).
En 2010 fundó el centro de orientación familiar Padres Formados, desde donde asesora a familias en crianza positiva e imparte formación a familias y profesionales en temas relacionados con la Educación Emocional y la Parentalidad Positiva, tanto presencial como online, a nivel nacional e internacional (Colombia y México entre otros países). También organiza eventos de Educación Emocional desde 2012 en Navarra (España).
Ha sido profesora en la Escuela de Inteligencia Emocional de la UNED Vitoria-Gasteiz, también en UNED TUDELA y profesora en el «Experto Universitario en Inteligencia Emocional » de la UNIR (La Universidad Internacional de La Rioja). Vivió y trabajó en centros de menores en Guatemala y coordinó proyectos de cooperación y educación (2002-2007). Es coautora de los cuentos y del disco “Emociónate” (2014), autora del libro “Padres Formados, hijos educados” (2017), de la guía descargable “Educar sin miedo” (2018) y del cuento «Dragombolo saca el bolo» (2020) para la gestión de la frustración.También es impulsora la campaña de sensibilización «Educar sin Miedo»