Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Cuidar la pareja para crecer como familia

Para ser feliz en pareja, tienes que ser feliz contigo

Rosa Montaña es médico, sexóloga y terapeuta sistémica de parejas. Tiene varias publicaciones, pero entre todas ellas la que quiero sugerir porque me la he leído para preparar la entrevista es “Yo no quiero ser infeliz” donde habla de las claves para tomar el control de la propia vida con recomendaciones muy prácticas y un lenguaje muy claro y directo, como es ella. También realiza podcast con distintas personas invitadas, “Inviven” en es uno de ellos al que me invitó no hace mucho a participar, pero quizás para el tema que hoy nos ocupa, es más recomendado el podcast “Lo que siempre quisiste saber”

el amor tiene fecha de caducidad

Rosa empieza la entrevista contando algo sobre ella, “tengo tres hijos y una pareja con la que llevo casi 24 años y si te digo que en todos estos años sólo he discutido una vez con ella no me creerías”. Pues no Rosa, porque me lo dices y no tengo por qué dudar de tus palabras, pero si esto es cierto, ¿Cómo lo has logrado? ¿Cómo se puede tener una relación así con una persona con la que se convive tanto? Ella afirma que se puede y que ella así lo vive, lo explica con cinco tips que nos invitan a reflexionar:

  1. Si estás con una persona de la que te enamoraste, espero que te hayas enamorado de esa persona por quién es y no por lo que hace, porque por lo que hace te puede decepcionar muchas veces y cambiarlo no es una opción, la pareja no es exclusiva, a veces perdemos la esencia cuando somos padres porque descuidamos la pareja. El orden es “yo soy” y luego “yo tengo”
  2. Nadie cambia excepto si la persona quiere, “las gallinas por mucho que quieras no vuela” a veces queremos que la gallina vuele igual que la pareja cumpla tus expectativas, y esto no es posible.
  3. El amor es lo mínimo viable. Para que una relación exista, el mínimo es el amor, pero eso no significa que sea suficiente. Por hijos una relación de pareja no se aguanta.
  4. Hay que ser más que amigos que comparten una hipoteca juntos.
  5. Para que llegue la comunicación asertiva y nada violenta, hay que asumir que el amor tiene fecha de caducidad,  no es eterno. La pregunta es: ¿Cómo y cuándo sucederá?; la respuesta sólo la tenéis vosotros. Es como un yogurt, este ejemplo lo explica de maravilla en la entrevista. “Hay muchas parejas que ya están con fecha de caducidad y aun así se mantienen, pero en mal estado”

Egoísmo solidario, primero tú y luego los demás

Si yo no estoy bien conmigo misma, ¿cómo voy a estar bien con mi pareja? Primero tú y luego tendrás capacidad suficiente para cuidar a los demás. Tan importante es formarte como padre como pareja.

En la pareja no somos dos, somos tres, pero no porque haya hijos. Somos “Tú, yo y nosotros”. Los celos son una emoción subjetiva de considerar que yo no soy suficiente respecto a otra persona. Uno no nace celoso, uno está celoso en un momento concreto. Hay que tener un “egoísmo solidario” primero miras por ti y luego por los demás. Las separaciones hay que celebrarlas, alguien que te ha dado lo más valioso que son tus hijos no se puede odiar, hay que seguir comunicándose y por eso es un motivo de celebración.

La educación que se imparte en los institutos no es educación sexual

Suelo terminar las entrevistas diciendo, “Si fueras ministra de sanidad, ¿Qué cambios favorables llevarías a cabo?” Rosa lo tiene claro y son las siguientes.

  1. Una asignatura de Inteligencia emocional
  2. Educación de sexualidad
  3. Educación financiera básica para que nadie tenga que decirme que yo necesito depender de alguien.

La educación que se imparte en los institutos no es educación sexual, es sanitaria lo que haces es hablar de infecciones de transmisión sexual y embarazos. Si hablásemos de educación sexual los chicos aprenderían cuándo pueden decir que no, que no tienen que gustar a todo el mudo, que no tienen que hacer nada a cambio de nada, que las rupturas en un proceso de crecimiento, que podemos conseguir asumir que podemos ser distintos y no tenemos que ser iguales a otros. Si esto se aprendiera haríamos una buena educación sexual. Los centros no apuestan por eso porque lo que enseñan es lo que les aterra, un condón. Hay que aprender cuándo estas preparada para no sentir la presión de ningún grupo social.

Una frase de regalo que Rosa nos hace: “Si quieres que la relación de pareja se mantenga, debes pasar con ella una hora al día, una tarde a la semana y un fin de semana al mes” hablando de vosotros, no de hijos ni viendo la televisión. Somos mortales excepcionales con derecho a cagarla muchas veces.

Podéis ampliar esta información en las siguiente web:

Leticia Garcés Larrea

Leticia Garcés Larrea

Pedagoga por la Universidad de Navarra (2009), Postgrado en Educación Emocional y Bienestar en la Universidad de Barcelona (2016), Máster en Inteligencia Emocional (2017) y estudios de Neuroeducación (2018) en la UNED de Madrid. En 2010 fundó la plataforma Padres Formados, a través de la cual gestiona las formaciones que imparte a familias y profesionales en temas relacionados con la educación emocional tanto presencial como online. Desde 2012 organiza eventos formativos como jornadas de prevención para la salud emocional y congresos de educación emocional en Navarra. Vivió y trabajó en centros de menores en Guatemala y coordinó proyectos de cooperación y educación (2002-2007). Colabora con Eduemo Lab, laboratorio de educación emocional de la UNED. Impulsora de la campaña de sensibilización #educarsinmiedo Autora del libro “Padres Formados, hijos educados” y la colección de cuentos y disco de canciones “Emocionate”.