Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

“Mamá, no me lleves al colegio más por favor…”

No todos los conflictos de convivencia terminan en acoso escolar, se pueden gestionar bien y que sean de aprendizaje para el grupo. Pero hay situaciones que se dan en lugares aislados, sin supervisión y quien lo sufre no lo cuenta impidiendo una posible intervención a tiempo.
Si tu hijo te pide no ir al colegio un día puntual, habrá que escucharle pero también explicarle que ir al colegio es un derecho y nuestra obligación que acuda. Pero si te lo pide insistentemente, no esperes a que su cuerpo somatice, debemos buscar los motivos pero no siempre interrogando al niño.
No siempre pueden contar lo que les pasa porque son acciones aparentemente inofensivas. Puede ser una burla camuflada en una broma o risas en grupo mientras te miran. No es una agresión física que deja huella, pero genera mucha indefensión y es difícil de narrar.

Las habilidades sociales te permiten expresar mejor, comunicar tus necesidades y defender tus derechos.

“Mamá, no me lleves al colegio más por favor...”

¿Y si los mensajes llegan por medio de redes sociales? Puede que no entiendas que la imagen que ha recibido tiene un doble significado y es humillante o que no permitirle estar en un grupo de WhatsApp es tan doloroso como no tener amigos. A veces no podemos consolar pero deben contar con nuestro apoyo siempre.
Hablar con un niño que sufre en el colegio o bien porque le faltan habilidades sociales y no sabe muy bien cómo interactuar con sus amigos o bien porque por su forma de ser no le permite reaccionar a comentarios hirientes, no es fácil, por eso cada día hay que crear en casa un ambiente agradable y de confianza que les invite a abrirse.
No les ayuda que les demos consejos que no saben llevar a cabo, si no se defienden no es porque no sepan que pueden pedir ayuda, sino porque o lo han intentado y nada ha mejorado o no pueden salir de una situación de bloqueo e indefensión.

Ver post completo y otros

Leticia Garcés Larrea

Leticia Garcés Larrea

Pedagoga por la Universidad de Navarra (2009). Integradora Social (2002). Postgrado en Educación Emocional y Bienestar en la Universidad de Barcelona (2016). Máster en Inteligencia Emocional (2017) y estudios de Neuroeducación (2018) en la UNED de Madrid. Psicología Positiva en el Instituto Europeo de Psicología Positiva (2019). Diplomado de Educación Emocional, Liderazgo y Bases del Coaching para el Desarrollo Integral en la Fundación Liderazgo Chile (2022).
En 2010 fundó el centro de orientación familiar Padres Formados, desde donde asesora a familias en crianza positiva e imparte formación a familias y profesionales en temas relacionados con la Educación Emocional y la Parentalidad Positiva, tanto presencial como online, a nivel nacional e internacional (Colombia y México entre otros países). También organiza eventos de Educación Emocional desde 2012 en Navarra (España).
Ha sido profesora en la Escuela de Inteligencia Emocional de la UNED Vitoria-Gasteiz, también en UNED TUDELA y profesora en el «Experto Universitario en Inteligencia Emocional » de la UNIR (La Universidad Internacional de La Rioja). Vivió y trabajó en centros de menores en Guatemala y coordinó proyectos de cooperación y educación (2002-2007). Es coautora de los cuentos y del disco “Emociónate” (2014), autora del libro “Padres Formados, hijos educados” (2017), de la guía descargable “Educar sin miedo” (2018) y del cuento «Dragombolo saca el bolo» (2020) para la gestión de la frustración.También es impulsora la campaña de sensibilización «Educar sin Miedo»