Los niños no necesitan tanto límites como hábitos y normas para aprender la tolerancia a la frustración y que los adultos sean capaces de marcar sus propios límites.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here