Como prevenir el acoso escolar

0
1495

Si introducimos las palabras “acoso escolar” o “bullying” en cualquier buscador de Internet encontraremos todo tipo de noticias, todas ellas nos muestran una cruda realidad ya que cada día conocemos más casos de niños/as que sufren bullying. No todo lo que se publica corresponde a la realidad ya que muchos lo mantienen en silencio por miedo y otros  optan por suicidarse y terminar con un dolor que no saben gestionar. Si, estamos hablando de niños/as y  adolescentes, no llegan a los 18 años y ya han pensado en mas de una ocasión que mejor si no hubieran nacido. Total, ¿para que mi vida sea un calvario?

No sabemos si hay mas casos que antes porque no disponemos de datos estadísticos para poder compararlo,  pero lo que estamos viviendo en estos tiempos es algo que SI puede cambiar y en este documento quiero recoger algunas ideas para ello.

Educar desde el SER y no desde el HACER

Desde que nuestros hijos/as empiezan a andar y hablar empieza la “educación del hacer”. Siempre estamos haciendo algo para modificar conductas que la mayoría de las veces son propias de la edad y normales como parte de su desarrollo. Sin embargo, los adultos al interpretar esas conductas desde “pensamientos erróneos”, creencias que tenemos sobre como debe de ser el niño/a por la idea que nos han transmitido o vivencias personales que hemos tenido, pretendemos cambiar lo que se debe dar de forma natural.

Con un ejemplo lo entenderemos mejor. Cuando presenciamos una riña entre dos niños, amigos, hermanos o primos, interpretamos esa conducta como inadecuada porque partimos de un pensamiento erróneo que sería “pegarse está mal”. Es posible que nuestra intervención esté repleta de preguntas que no buscan respuesta, ¿por que le pegas?, ¿a ti te gustaría que te pegarán? ¿quieres que te pegue yo para que veas como duele?. Como no esperamos respuestas aún habiendo preguntado, lo siguiente suele ser cerrar la conversación con una amenaza o  castigo. Como vuelvas a pegar te mando a la tu habitación o directamente te vas a tu habitación porque ya sabes que no se puede pegar. En este planteamiento hemos dado por echo que el niño/a que pega lo hace porque quiere, hemos sancionado su intención de pegar. Y yo me pregunto, ¿si supiera resolver el conflicto de otra manera, expresar lo que siente o gestionarse mejor, pegaría como primera opción? Te dejo pensando….

La “educación del hacer” es una intervención continua, que se limita a enseñar, a decir, a imponer, a ordenar, a cuestionar y hacer juicios de valor sobre conductas que están en proceso de aprendizaje. Lo que hace el niño o está bien o está mal. Si hace ruido y me duele la cabeza está mal, si hace ruido y estoy de humor, está bien. La conducta es la misma, pero según el estado de animo que tengo mi interpretación varia. Si a esto le sumas, que la forma de pensar y de ver al niño/a también varia según las vivencias de cada uno, podemos decir que el desarrollo emocional del niño depende mucho del desarrollo personal que haya tenido el adulto hasta el momento.

Entonces, ¿que es la educación del ser? Precisamente esto. Ser consciente de tu propio desarrollo, de tus competencias emocionales, hasta que punto eres consciente de como te afecta que las cosas no salgan como esperas, que tanta tolerancia tienes ante la frustración, que tipo de manejo del estrés tienes, como vives los procesos de duelo, que habilidades sociales tienes para resolver los conflictos cotidianos y sobre todo, si a lo largo de los años has conseguido perdonar a las personas que te han podido hacer daño. Perdonar es sanar, prepararte para amar bien, desde la consciencia. La falta de perdón nos incapacita para educar emocionalmente sanos a nuestros hijos. Ya se, no es fácil, pero tampoco imposible…

Pilares para prevenir el acososo escolar

Presentación1

El acoso escolar podemos decir que surge cuando no cuidamos el ambiente familiar y escolar. No podemos hablar de victimas y culpables, en todo caso hablaríamos de victimas y responsables, las victimas son los niños/as y los responsables somos los adultos por no habernos capacitado para ejercer una paternidad positiva y no haber creado espacios en el aula para desarrollar las competencias emocionales que según Rafael Bisquerra son cinco:conciencia emocional, regulación emocional, autogestión, inteligencia interpersonal, habilidades de vida y  bienestar.

De acuerdo, ya sabemos que es lo que no hemos hecho, ahora hablemos de lo que podemos hacer. Empecemos por la familia. Si la pedagogía del hacer es la que vemos que no funciona, deberíamos plantearnos tener un compromiso con nuestro propia evolución como padre y madre. Según las circunstancias de cada uno, la formación puede darse de forma individual a través de la lectura o visionado de vídeos sobre crianza o puede ser una formación grupal a través de escuelas de padres y madres. Lo ideal sería que cada centro escolar contará con su propia escuela de padres y madres, o bien organizada por la asociación de padres y madres del propio centro o gestionada por el claustro de profesores y dirección. Si no hay una en tu centro, ¿te animas a organizarla?

Por otro lado, el profesorado se tiene que reciclar, no podemos seguir pensando como hace años solo porque nuestra experiencia no haya resultado tan mala, hay que evolucionar porque la ciencia avanza a pasos agigantados y ya no podemos obviar las nuevas aportaciones de la Neurociencia.

Y por último, las aulas tienen que ser espacios donde el niño desee ir y de donde no se quiera marchar. ¿Que utopía verdad? Creo que sabéis a que me refiero, el aula tiene que ser un espacio donde al niño le apetezca estar, donde se encuentre a gusto y esto le permita estar receptivo. Teniendo en cuenta que logremos un clima de aula agradable, ¿Que trabajaremos en la hora de tutoría?, ¿que  haremos en la clase de educación en valores o religión? ¿Nos dedicaremos solo a resolver conflictos cuando surgen o trabajaremos con los alumnos de forma transversal las habilidades sociales que necesitan? Y si lo hacemos, ¿como lo haremos, desde el ser o desde el hacer?

Grabación conferencia “Educación emocional desde la infancia como prevención de acoso escolar”. Leticia Garcés

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here