Tengo miedo, quiero dormir contigo

0
893
Happy mother with a child - shallow DOF, focus on eyes

Mi hijo tiene 4 años, hace meses que no duerme en su cuarto. Al principio le costó dormir solo pero con el paso del tiempo, contábamos un cuento y se dormía mientras se lo contaba o cantaba, él se quedaba despierto y se dormía sólo.
Un día hablamos de un murciélago que a veces había en la calle y  desde entonces lo pasa fatal, lo hablamos, él entendió que no había ninguno pero duerme desde entonces con nosotros, si nos levantamos y lo nota, sale del cuarto corriendo asustado. ¿Es mejor dejar que pase el tiempo?

Hablar de los miedos para vaciarse de ellos

Tal y como habéis hecho, hay que hablar de los miedos pero no con el fin de que entienda de que no tienen que tener miedo porque los monstruos no existen,murciélagos duermen en las cuevas o las brujas solo aparecen en los cuentos, cuando intentamos racionalizar los miedos que son emociones que sentimos, perdemos la oportunidad de enseñarles a desprenderse de ellos, no tanto desde la razón sino desde la voluntad, ¡Yo puedo dejar de creer en algo que me asusta! ¿Que más da si existe o no si a mi me atemoriza?

Los niños/as necesitan convencerse por si mismos que pueden superar el miedo que sienten, por eso es importante que el adulto reconozca aquello que le genera miedo, lo verbalice y se muestre comprensivo para que el niño/a sienta la seguridad que necesita para superarlo.

Frases para validar y reconocer el miedo

  • Desde que hablamos de aquel murciélago no has conseguido dormir tranquilo…
  • Veo que esta situación te está angustiando y no te deja descansar bien…
  • Me preocupa ver como el miedo que sentiste con ese murciélago no te deje conciliar el sueño…

Recurso para ayudar a superar el miedo

  • Que te parece si dibujamos un murciélago de colores y lo ponemos en el armario, así podrás recordar que si está dibujado no te puede asustar…
  • Se me ocurre que podemos poner un cartel en la puerta que ponga, “Mis miedos salen de aquí, no entran”
  • Antes de dormir, vamos a escribir en una nota, “Yo soy mas fuerte que mis miedos” y lo vamos a pegar cerca de lacama donde lo podamos ver y recordar

Sentir miedo es necesario para dejar de sentirlo

No es malo que los niños/as tengan miedo, sino que cuando lo sientan no tengan con quien compartirlo porque el mensaje que reciben continuamente es !Tranquilo, no pasa nada, no te asustes porque los monstruos no existen! cuando para ellos lo que si existe es el miedo que les atemoriza. Entre los 2-6 años será normal encontrarnos niños y niñas que sienten miedo pero la forma de manifestarlo dependerá de la edad, temperamento, circunstancias o madurez, en cualquier caso, tienen que sacarlo y expresarlo, por eso llorarán, gritarán, se resistirán a dormir solos y pedirán ayuda en la noche. Si el adulto quiere ayudarle a superar esta etapa, debe acudir a su llamada, escuchar, verbalizar lo ocurrido ( Veo que te has asustado porque el baño estaba a oscuras…) y esperar a que el niño/a se calme, junto a nosotros,  para poder hablar de lo bien que nos sentimos ahora que hemos dejado de sentir miedo.

Es importante que los niños/as sientan miedo y lo identifiquen, para que puedan dejar de sentirlo, por eso decimos que hay que procesar las emociones, porque no podemos dejar de sentir con un argumento lógico, los monstruos no existen, sino que necesitamos sentir al adulto cerca cuando nos sentimos así, para sentir la seguridad que nos permitirá convencernos de que los motivos que infunden el miedo no son más fuertes que yo. Mientras el niño/a aprende esta gran lección, pasará tiempo y durante este proceso de aprendizaje, será conveniente mostrarnos pacientes y empaticos ya que los aprendizajes vitales solo se adquieren en un contexto afectuoso y seguro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here