Mi hijo es muy dependiente de mi

0
832

Mi hijo de tres años siempre ha sido un niño sin mucha dependencia ni hacia a mi ni hacia su padre, podía estarse tranquilamente con cualquiera de los dos o con sus abuelos. Pero de unos meses hacia aquí, noto que es mucho mas dependiente de mi, se ha vuelto como mas retraído. Por ejemplo si estoy con el en el parque no es capaz de separarse de mi, lo tengo continuamente pegado a mi, le animo a que juegue con otros niños pero si no voy yo el no quiere ir. A mi eso no me suele gustar, no quiero que este pegado a mi, quiero que juegue con otros niños, que se socialice. Pregunte en  la escuela y me dicen que si se socializa con otros niños, el problema es cuando esta conmigo. Normalmente le digo que si no quiere jugar, nos vamos a casa.

 

Lazos afectivos que no generan dependencia

Hay momentos al cabo del día que el niño/a necesita más de sus padres y cuando tienen menos de tres años quizás más de la madre si los vínculos afectivos entre ambos se han cuidado desde bebe. Si no tienes claro  que tipo de vinculación tienes con tu hijo/a, hazte tres preguntas: ¿A quien llama cuando se cae y se hacen daño?, ¿A quien llama cuando quiere que se le limpie cuando están en el baño (haciendo cacas)? o ¿Que dice cuando se despierta en la noche y acude papá para calmarlo?  ¡Tu no, mama! (Sin herir sensibilidades, siempre hay excepciones). Y sin embargo, ¿A quien buscan para jugar?

Esto no quiere decir que no quieran estar con el padre o con otros familiares cercanos, es cuestión de preferencias, no es que no quieran a su padre sino que en ese momento prefieren  estar con mama pues sienten que la necesitan y que les ayuda a sentirse mejor, por eso es un error pretender cambiar esta situación con frases como:

  • Mama está muy triste porque no quieres estar con papa…
  • Yo estuve ayer contigo, hoy te toca con papa, tienes que estar cada día un rato con cada uno…
  • Papa se pone triste cuando llega de trabajar y no quieres estar con el….
  • Si  no quieres jugar hoy con el, no esperes que el sábado quiera jugar contigo…

Sentirme seguro para separarme de ti

Hay situaciones que resultan desagradables o incomodas para el niño/a y no consigue sentirse tranquilo y seguro si no es con la figura de apego, muchas veces la madre. ¿Que situaciones pueden hacer sentir así a un niño/a? Un cumpleaños familiar en casa de una tía a la que no vemos mucho donde hay mucha gente y todos pidiéndole un beso, alguno incluso condicionándolo con un regalo si se niega a darselo (¿No me vas a dar un beso?, pues no te daré una cosita que he traído para ti…), un parque nuevo donde hay muchos niños/as que no conocemos o un lugar donde se tiene que comportar de una determinada manera, la sala de espera de un centro de salud.

En situaciones como las descritas y otras similares, el niño/a se siente inseguro, no sabe que hacer ni con quien estar aunque haya otros/as con la que jugar, por eso buscará a la persona con la que habitualmente está y se siente tranquila, en estos momentos frases como,  ¡Que enmadrada esta! , ¡Que mamitis…!, ¡Chica, que enfadada estas, que fea te pones cuando lloras…!, no le ayudan nada y condicionarla con no hacer algo si no se suelta a jugar sin estar preparada tampoco. ¡Si no vas a jugar con los otros niños nos iremos a casa…!

La dependencia nos permite independizarnos sanamente

Tal y como estamos hablando, habrá momentos y situaciones que el niño/a nos demande y busque nuestra cobertura porque no se sienta seguro para soltarse de nosotros, esto lejos de se negativo, es la base para fortalecer el carácter, cuidar el autoconcepto y crear las condiciones idóneas para crecer con una autoestima sana. Esta dependencia que podemos vivirla como negativa, en realidad prepara a los niños para volar de nuestro lado pero no antes de tiempo. Si respetamos el tiempo que el niño/a necesita estar con nosotros sin presionarlo ni forzar la separación para que vaya con otras personas sin desearlo, llega un momento que por si mismo va buscando el acercamiento con otras personas con las que seguro acabará disfrutando.

Un espacio para cada uno para una dependencia saludable

Por otro lado, debemos hablar de la importancia que tiene que cada miembro de la familia tenga su espacio personal, cada uno por separado y también como unidad familiar porque de lo contrario interpretaremos las demandas del bebe como conductas inadecuadas y en lugar de entender la importancia de responder ante ellas con empatía y comprensión, nos sentiremos saturados y sobrepasados por la falta de oxigeno que sentimos en relaciones muy asfixiantes.

Frases que ayudan a separarse con seguridad

  • Veo que no quieres jugar con tus primos, acabamos de llegar, puedes estar conmigo un rato y cuando te apetezca vas a jugar con ellos…
  • ¿No quieres ir a jugar al parque? Voy a estar en este banco sentada, puedes estar conmigo y cuando tengas ganas de jugar me dices, vamos a estar toda la tarde…
  • Entiendo que no quieres dar besos a los tíos, solo te pido que les saludes, que digas hola y adiós…
  • Papa ha venido y no le has saludado,  después de la cena tenéis un ratito para estar juntos…¿que te parece?

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here