El sábado 27 de abril de 2013 tuvimos  en Navarra la II Jornada de Educación Emocional,  organizada por Padres formados y el Centro infantil La Guarde.

Realizamos el evento en Baluarte Palacio de Congresos y Auditorio de Navarra y asistieron al mismo familias y profesionales del ámbito de la educación y social. Psicólogos, pedagogos, maestros, terapeutas, educadores o trabajadores sociales y otros interesados.

PROGRAMA

10:00-11:30 CONFERENCIA

Educar las emociones desde infantil.  Leticia Garcés Larrea. Pedagoga y coordinadora del proyecto formativo Padres formados donde dirige Escuelas de Padres y Madres por Navarra y  la Escuela para educadores.

11:30-12:00 DESCANSO

12:00-13:45  CONFERENCIA

Las emociones positivas son un preventivo para la salud física y mentalEmilio Garrido. Catedrático de Escuela Universitaria de la Universidad Pública de Navarra.

16:00-18:00 CONFERENCIA

Violencia filio-parental y como evitarla. Educación emocional en el colegio y familia.  Javier Urra. Dr. en Psicología con la especialidad Clínica. Pedagogo Terapeuta y ex defensor del menor en la comunidad de Madrid.

18:00-20:00 CONFERENCIA

La educación en la familia. Emilio Calatayud Pérez, es abogado, escritor y magistrado español, juez de menores de Granada conocido por sus sentencias ejemplares.

PONENCIA DE LETICIA GARCÉS:

En las jornadas, compartí un tema sobre educar las emociones desde infantil, he resumido alguna idea en este escrito.

Nuestros alumnos en la escuela y nuestros hijos en casa, sienten continuamente emociones. Saber que cada vez que no atiendo las emociones de un niño, puedo impedir su madurez, la misma que el niño va a necesitar para expresar sus necesidades de una forma adecuada, es algo que me tiene que preocupar.

Los niños sienten y expresan continuamente, pero mientras no adquieren cierta madurez, su forma de expresar no será bien vista por el adulto, por lo tanto, más que pretender modificar la conducta considerada inadecuada,  debemos modificar nuestra forma de ver al niño para ayudarle a expresar, pero de forma adecuada con el fin de comunicar sus necesidades en un lenguaje más comprensible para el adulto.

Si un niño llora cada vez que quiere algo, tendrá que aprender a expresar sus necesidades, cuando lo haga, dejará de llorar, una conducta que al adulto le molesta y que la percibe como inadecuada (es un llorica, llorar por todo,etc.) De igual manera, el niño que cada vez que quiere algo, pega para conseguirlo, no aprenderá a no pegar solo porque le repitan que no debe hacerlo. Cuando el niño aprenda otras maneras de conseguir lo que quiere y aprenda a utilizar el lenguaje como un canal de comunicación, dejará de pegar.

Por lo tanto, cada conducta inadecuada nos muestra una serie de habilidades que el niño debe aprender y al mismo tiempo la necesidad de gestionar sus emociones. Si pega, tendrá que aprender a comunicar y también a gestionar su enfado y si llora de forma habitual, tendrá que aprender a expresar y también a gestionar su frustración.

Cuando cambiamos nuestra forma de mirar a los niños y vemos más allá que la mera conducta, somos más conscientes de las carencias que tienen, de modo que cuando educamos aportando al niño las habilidades que no tiene, deja de comportarse de forma inadecuada.

Frase para recordar: 

“Quiéreme cuando menos lo merezca, porque será cuando más lo necesite“ Robert Louis Stevenson

 

No hay comentarios

Dejar respuesta